producto-proteccionpasiva

Protección pasiva contra incendios: los mejores materiales

Protección pasiva contra incendios: los mejores materiales

La protección pasiva contra incendios consiste en un conjunto de productos y materiales especiales, aplicables en diversas superficies con el propósito de evitar el inicio y la propagación del fuego, que afecte gravemente las estructuras y facilitar una eventual evacuación de los involucrados junto al uso efectivo y oportuno de los equipos de extinción de incendios.

Cuando se habla de protección contra incendios es importante destacar entre la protección de edificios y la de contenidos, ambos regulados por la normativa vigente. La protección pasiva constituye un escudo eficiente contra las llamas, reduciendo posibles eventos catastróficos al nivel de conato, gracias a materiales contra incendios capaces de encerrar al fuego.

Tratamientos ignífugos para evitar el inicio del incendio

Este proceso es aplicable a plásticos, maderas y textiles, y consiste en la incorporación permanente de elementos o aditivos ignifugantes a un material de naturaleza inflamable. La técnica puede aplicarse durante la fabricación del material, así como directamente en el lugar en cuestión. Entre los tratamientos ignífugos más efectivos se encuentran los recubrimientos y las pinturas intumescentes.

Cabe destacar, que la protección pasiva brinda protección durante las 24 horas del día, lo que es decir que una vez aplicada, estos materiales contra incendios protegen de forma permanente y con total garantía.

Protección para estructuras de edificios

La protección contra incendios aplicada a las estructuras evita el eventual colapso de un edificio. Para esto se aplican productos como morteros de proyección, placas y pinturas especiales a la estructura metálica del edificio, es decir, a sus pilares, vigas, soportes, además de falsos techos y muros de carga. Este proceso permite incrementar la estabilidad de un edificio frente a la acción del fuego.

Compartimentación para evitar la propagación del fuego

Otra aplicación efectiva son los cerramientos y sellados para evitar la propagación de las llamas, en caso de que estas hayan logrado superar las barreras de los primeros materiales protectores. Los cerramientos consisten en la creación de puertas cortafuegos, falsos techos y conductos de ventilación a partir de paneles y placas especiales.

En el mismo sentido, para evitar la propagación de las sustancias inflamables en los diversos sectores de un incendio se recurre, por medio de diversas soluciones, al sellado de los pasos de cables, tuberías, juntas y todo tipo de huecos y penetraciones.

Otros sistemas de protección contra incendios son los sistemas para controlar el humo y las señalizaciones luminiscentes. Los primeros son barreras y ventiladores diseñados y colocados de forma que pueden sectorizar y evacuar el humo de los edificios, lo cual despeja de humo los espacios de evacuación y retrasa el calentamiento de las estructuras.

Respecto a la señalización luminiscente, esta es capaz de cumplir su cometido de señalar las salidas de emergencia, ubicar equipos o advertir algún riesgo o prohibición específica, incluso en casos de completa ausencia de luz. Así, en casos de incidentes con el sistema eléctrico, esta señalización no pierde su función y contribuye a la protección general tanto de las personas como del edificio.

Conoce nuestros productos para la protección pasiva contra incendios: PYL, lana de roca y yesos y escayolas de la mejor calidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.