Protección pasiva para techos

La protección pasiva para techos es uno de los mecanismos más demandados para proteger a un edificio o vivienda frente a posibles incendios, reduciendo la propagación del fuego y los daños que podrían ocasionar tanto a la estructura, como a los propios habitantes.

    PRESUPUESTO RÁPIDO

    ¿Cómo escoger el techo de protección más adecuado?

    Al escoger el techo de protección más adecuado debemos tener en cuenta tanto la protección contra incendios que se necesita, así como otros aspectos a nivel de acústica y estética.

    Asimismo, el techo de protección pasiva debe instalarse como se describe en el reporte de clasificación o documentos de ensayo de fuego, incluyendo un sistema de suspensión, cuelgues y fijaciones.

    Tipos de techos resistentes al fuego

    Existen diferentes tipos de techos resistentes al fuego, entre los que destacan cuatro a la hora de proteger un edificio contra el fuego.

    Techos incombustibles

    El objetivo principal de los techos incombustibles es combatir la propagación de las llamas hacia el techo, limitando la contribución de carga combustible en el comportamiento expuesto.

    Los materiales utilizados se clasifican en base a los estándares de reacción al Fuego, mientras que la reacción al fuego está relacionada con la combustibilidad e inflamabilidad de un material. La mejor clasificación al fuego es la “no combustible”.

    Aunque estos materiales no contribuyen a la protección pasiva contra incendios, sí son de gran ayuda para prevenir incendios.

    Por otro lado, los techos que se clasifican por su reacción al fuego no pueden utilizarse para incrementar la resistencia al fuego de los elementos compartimentadores. Asimismo, los techos usados para la protección contra incendios pueden ser incombustibles y combinar la protección contra incendios y prevención de incendios.

    Sistemas de protección

    Cuando hablamos de sistemas de protección nos referimos a techos suspendidos que contribuyen a la resistencia al fuego de los elementos que soportan la carga, a través de la protección de una membrana que actúa como techo. Una membrana que puede ser clasificada en función de la temperatura alcanzada dentro de la cavidad o en el elemento estructural específicamente.

    Estas membranas se utilizan para proteger las vigas de acero estructurales que soportan losas o entrepisos de hormigón. Su principal ventaja es que están fabricadas de materiales protectores, por lo se pueden utilizar para proteger elementos de carga estructural.

    Componente constructivo de un sistema antincendios

    Estos techos forman parte de todo el sistema y la clasificación de fuego es válida únicamente para toda la construcción de carga portante. El techo actúa como un revestimiento más donde se incluyen los colgadores, fijaciones y cualquier otro material de aislamiento.

    El techo puede unirse al elemento estructural, suspenderse o ser autoportante. Si está suspendido, la altura de la cavidad debe ser como la que se probó previamente, aunque puede aumentar.

    Hay que probar la integridad, el aislamiento y la capacidad de carga del sistema del techo completo, y también respecto al elemento estructural del edificio. Aquí los momentos máximos y las fuerzas de corte no pueden ser mayores que los probados.

    No es posible agregar material combustible o aislante a la cavidad, a no ser que se haya incluido la misma cantidad en el ensayo de fuegoEn la Unión Europea, estos sistemas deben probarse según lo establecido en la norma EN 1365-2.

    Techos independientes

    El techo cuenta con una calificación de resistencia al fuego intrínseca e independiente de cualquier elemento de construcción que haya por encima de ellos, y actúa como protección contra el fuego desde arriba y/o abajo.

    Estos techos independientes pueden estar suspendidos por cuelgues, mantenerse fijados a un marco o ser autoportantes. Son necesarios para aumentar un rendimiento de integridad y aislamiento, independiente de la construcción del piso de soporte.

    Estos sistemas de techos independientes protegen los elementos que se encuentran en el interior de un espacio, así como el corredor. Además, también proporcionan protección contra incendios a cualquier elemento de carga que esté por encima de ellos.

    Normativa de aplicación

    En España la normativa de aplicación de la protección pasiva para techos está establecida en el Código Técnico de Edificación (CTE), concretamente en el DB-SI, un documento básico que establece las reglas y procedimientos que permiten el cumplimiento de las exigencias básicas de seguridad en caso de incendio.

    También es importante el Real Decreto 2267/2004 de 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad contra incendios en los establecimientos industriales.

    Otros tipos de protección pasiva

    ¿Tienes alguna duda?

    ¡No te preocupes!

    Disponemos de un gran equipo dispuesto a asesorarte para encontrar el producto perfecto para ti.

    MARCAS

    × ¿Cómo puedo ayudarte?