Rehabilitación con Escayola

 

A través de la rehabilitación con escayola se consigue rehabilitar algunos de los elementos más importantes y representativos de las fachadas de edificios, como cornisas, impostas, ménsulas, balaustradas, frisos, etc. 

PRESUPUESTO RÁPIDO

Tanto en aquellos casos en los que sea necesario demoler la pieza en su totalidad, como en los que baste con repararla, lo ideal para rehabilitar con escayola es diseñar las piezas que se van a utilizar a mano y con mucho cuidado.

Al llevar a cabo una rehabilitación con escayola, hay que tener en cuenta que todas las piezas que están presentes en una fachada cumplen con una función decorativa, como las molduras, cornisas, balaustradas, frisos, etc.

Antes de entrar en materia

Al realizar una rehabilitación con escayola es importante saber qué pasos hay que seguir para evitar sorpresas y conseguir los mejores resultados. 

Lo primero es tener claro qué quieres hacer y qué resultados pretendes conseguir. Para ello puedes recopilar ideas de revistas de decoración especializadas, ya que te resultará mucho más complicado plasmar tu idea, si tienes un ejemplo en el que fijarte. 

En función de la envergadura de la rehabilitación, es posible que se necesite la ayuda de un profesional. Si no es demasiado grande, podrás rehabilitar la escayola tú mismo sin demasiados problemas. 

Modificación de estructuras

 

Para la modificación de estructuras, será necesario consultar a un técnico especializado, para asegurarnos de que no cometeremos ningún error que pueda poner en riesgo la estabilidad de la estructura.

Rehabilitación por partes

 

También es importante realizar la rehabilitación por partes, prestando atención a cada uno de los elementos que vayamos a rehabilitar, con el objetivo de mejorar los resultados sin pasarnos nada por encima.

¿Cómo quitar la escayola de techos y paredes?

 

Quitar la escayola es una tarea sencilla, que puede convertirse en complicada si no disponemos de los medios necesarios o no sabemos cómo es el proceso adecuado para este trabajo.

Para retirar escayola necesitaremos una serie de utensilios indispensables: cúter, espátula, martillo, cincel y taco de lija. Sin ellos, desinstalar la escayola no solo será mucho más complicado, sino que además obtendremos unos resultados muy alejados de los que esperábamos.

Si únicamente se quiere quitar un trozo de escayola para repararlo, debes marcarlo para posteriormente retirarlo con el cúter, y después cortarlo por los dos extremos. Si en cambio hay que quitar una moldura de escayola en su totalidad, habrá que pasar el cúter por todas las juntas de la moldura, apoyándote en una espátula si es necesario.

El siguiente paso será colocar el cincel en la junta existente entre la moldura y el techo, e ir golpeando ligeramente con el martillo, hasta retirar la moldura. Los restos que queden en la pared retíralos con la espátula.

Después habrá que rellenar y alisar los desperfectos con masilla de yeso fino, hasta dejar la superficie lo más lisa posible. Hay que dejar secar unas 24 horas aproximadamente, y después lijar la zona enmasillada, hasta que quede perfecta.

Por último, retiramos el polvo acumulado con un cepillo o un trapo limpio, y la superficie estará lista para pintar.

¿Cómo pintar paredes y techos de escayola? 

Si necesitas pintar paredes y techos de escayola, a continuación te vamos a contar cómo pintar paredes y techos de escayola de la manera adecuada. 

Si la pared o el techo tienen papel tapiz, deberás retirarlo, ya que resultará mucho más sencillo pintar sin él. 

A la hora de pintar, alisa y tapa cualquier posible grieta que pueda existir, utilizando masilla de yeso fino. Asegúrate de que las grietas se han solucionado y son imperceptibles a la vista, quedando la pared o el techo perfectamente lisos. Hecho este proceso, limpia la superficie con un cepillo o trapo limpio para retirar el polvo acumulado. 

Lo siguiente será aplicar una capa de imprimación, para sellar las áreas desteñidas y que no se vean después de pintar. 

Cuando comenzamos a pintar, te recomendamos delimitar la zona con ayuda de un pincel, para así no salirte y conseguir crear líneas rectas con una mayor facilidad. Después, ya podrás comenzar a pintar con un rodillo, siguiendo siempre el mismo sentido y sin presionar demasiado para evitar que corra la pintura. Te recomendamos comenzar por las esquinas. 

Al terminar de pintar, deja secar la pintura durante 24 horas aproximadamente. Pasado este tiempo, repite este proceso y vuelve a darle otra capa de pintura para conseguir un acabado perfecto. 

Rehabilita tus estancias con PREFAES

¿Tienes alguna duda?

¡No te preocupes!

Disponemos de un gran equipo dispuesto a asesorarte para encontrar el producto perfecto para ti.

MARCAS

× ¿Cómo puedo ayudarte?