Falso techo fijo

 

Un falso techo fijo es una opción muy utilizada en todo tipo de hogares y espacios, la cual se caracteriza por ser techos que no se pueden desmontar y colocar de nuevo. Aunque ofrecen unos excelentes resultados a nivel estético, hay que decir que requieren de un mayor mantenimiento que los techos desmontables. 

    PRESUPUESTO RÁPIDO

    Techos de bóveda y vigas

    Al instalar un falso techo de escayola fijo, es importante hacer la aplicación de manera correcta, ya que de lo contrario podrían aparecer fisuras y grietas.

    Conscientes de ello, a continuación vamos a contar cómo se instalar un falso techo de escayola fijo paso a paso:

    • Antes de instalar el falso techo fijo:

    Antes de comenzar con la instalación, es necesario marcar en la pared una línea, así como en todo el perímetro de la habitación, que servirá para identificar el nivel al que debe quedar el techo. 

    • Separación del techo con elementos prefabricados:

    La separación del techo de las paredes se puede solucionar con la aplicación de elementos prefabricados como molduras, escocias, fosas, etc. Este tipo de soluciones deben ir fijadas a la pared, quedando la placa apoyada en ellas sin llegar a estar sujetas y separadas de la pared más de 5mm. De esta forma conseguimos aislar el falso techo de escayola de los posibles movimientos de la estructura, evitando la aparición de grietas.

    • Separación del techo con junta elástica:

    Cuando no se aplique una solución perimetral prefabricada que sirva para apoyar la placa sobre ella, así como para separar la pared y aislar la placa del elemento vertical, es necesario colocar una banda elástica de poliestireno. 

    Una vez colocadas las placas, hay que tapar con cinta de papel el relleno perimetral y la junta con la placa, consiguiendo así un ángulo perfectamente recto. 

    • Colocación de las placas: 

    Es necesario disponer de los puntales y regles, procediendo al replanteo de las placas y cuidando las uniones de las placas longitudinalmente, en sentido de la luz rasante y las uniones transversales alternadas. 

    • Amasado de la escayola:

    Hay que amasar a saturación, colocando el agua en la artesa y espolvoreando la escayola con cuidado de que no se formen grumos, hasta conseguir que la escayola quede perfectamente enrasada con el agua. Primero se realiza el amasado, y después se bate la masa. 

    • Fijación de la placa al forjado con tirantes de acero galvanizado: 

    Hay que disponer de tres sujeciones por metro cuadrado de placa como mínimo, repartidas de manera uniforme. Es importante que la varilla tenga un diámetro mínimo de 2,7mm, la cual se doblará 90º sobre la placa y se unirá mediante fibras vegetales amasadas con pasta de escayola. 

    • Fijación de placas al forjado con tirantes de fibras vegetales: 

    También serán necesarias al menos 3 sujeciones por metro cuadrado de placa. El tirante estará constituido por una mezcla de fibras vegetales y escayola, contando con un diámetro menor de 25mm, que se anclará al forjado y a la placa de escayola, sobre los ganchos de la placa. 

    Los tirantes no deben utilizarse si la distancia entre el forjado y el falso techo es superior a 250mm. 

    • Unión entre las placas y acabado: 

    Con las fibras vegetales y pasta de escayola se forman cordones finos y planos que cubrirán el perímetro total de las placas. 

    Ventajas de los techos fijos de escayola

    A continuación mostramos las principales ventajas de los techos fijos de escayola

    • Aislamiento térmico y acústico.
    • Resistentes a la humedad.
    • Ahorro energético. 
    • Diseño a medida.
    • Renovar el cableado y sistemas de iluminación. 

    Techo continuo VS techo registrable

    El techo continuo se puede instalar a partir tanto de escayola como de yeso laminado, mediante una estructura superior de acero galvanizado, atornillando las placas y con un acabado a base de pasta de juntas para cerrar las uniones entre las placas.

    Un techo continuo se caracteriza por ser un techo fijo, lo que significa que no puede ser desmontado, lo que se muestra como un inconveniente respecto a los techos registrables. 

    Los techos registrables o desmontables se pueden montar y desmontar cómodamente, lo que facilita enormemente su mantenimiento. Además, el montaje de un techo registrable es sencillo, rápido y limpio. 

    ¿Se pueden reparar los techos de escayola?

    Los techos de escayola se pueden reparar fácilmente, ya que tan solo hay que solucionar y cerrar el desperfecto con un trozo de placa de escayola, hecho a medida del hueco. 

    En caso de grietas o pequeñas fisuras, la masilla no es suficiente, puesto que es probable que vuelvan a aparecer. Lo ideal es utilizar masillas especiales con fibras que toleran hasta un 15% de dilatación. 

    Otros tipos de techo de escayola

    ¿Tienes alguna duda?

    ¡No te preocupes!

    Disponemos de un gran equipo dispuesto a asesorarte para encontrar el producto perfecto para ti.

    MARCAS

    × ¿Cómo puedo ayudarte?