El mármol es un material sobrio y elegante que, independientemente de la moda del momento, siempre es una buena elección; este producto aporta calidad y lujo a la estancia. El problema es que, en muchas ocasiones, el presupuesto no permite incluir este material en tu vivienda. Por eso, en este post te vamos a mostrar cómo imitar mármol en escayola.

Materiales necesarios para imitar mármol en escayola

Si quieres saber cómo imitar mármol en escayola, lo primero que necesitas es conocer cuáles son los materiales que necesitas para hacerlo:

  • Esmalte sintético blanco.
  • Plástico duro.
  • Esmaltes transparentes.
  • Esponja marina.
  • Pincel de pluma de gallina.
  • Barniz de poliuretano.
  • Alcohol pigmentado.
  • Algodón.

Imitación de suelo de mármol

Técnicas para imitar mármol

En la actualidad existen distintas técnicas para imitar el mármol; a continuación te mostramos las más habituales:

  • Utilizar alcoholes pigmentados: pueden aplicarse con un algodón en una superficie esmaltada con brillo. El problema de esta técnica es que el pigmento se va degradando con la luz del sol y desaparece con el paso del tiempo.
  • Aplicando estuco veneciano: es una pasta que puede aplicarse a la pared y que tiene un acabado similar al mármol.
  • Mezcla de aceite de linaza, secante y tierras minerales: debes dar pequeños golpes en la superficie con una esponja; esta técnica es muy habitual en iglesias y catedrales.

Pasos a seguir

A continuación te vamos a mostrar los pasos que debes seguir para imitar mármol en escayola de forma sencilla y económica:

  1. Aplica esmalte sintético blanco: sirve para saber qué zona deseas pintar y funciona de base del mármol.
  2. Da pinceladas de forma irregular: para eso, tienes que esperar a que la base esté seca y utilizar esmaltes transparentes. Lo más recomendable es emplear dos colores, uno más oscuro y otro más claro.
  3. Extiende una bola de plástico sobre la pintura: debes hacerlo cuando el tabique todavía está húmedo; para ello, debes arrugar el plástico duro en forma de bola e ir pasándola por toda la superficie. De esta forma, el plástico se encarga de absorber una parte de la pintura y crea un efecto muy decorativo.
  4. Limpia el plástico y repite el proceso: lo más recomendable es ir por partes y, cada vez que finalices una parte, limpiar el plástico con un trapo.
  5. Vuelve a dar esmalte transparente: cuando ya esté completamente seca la superficie debes dar un color más oscuro que los anteriores; además, las pinceladas deben estar más esparcidas a lo largo de toda la superficie.
  6. Da golpes suaves sobre la pintura: en cuanto finalices, sin esperar a que se seque, tienes que coger una esponja marina e ir dando golpes suaves por toda la zona pincelada. Debes tener presente que cuantos más golpes des más difuminada quedará la pintura.
  7. Haz una veta: cuando ya estén completamente secas y difuminadas las pinceladas habrá llegado el momento de hacer la veta. Para ello, tienes que utilizar un esmalte semitransparente y un pincel de pluma de gallina; las vetas las debes dibujar suave, sin marcarlas mucho para obtener un efecto natural.
  8. Haz más de una veta: una vez realizada la primera, tienes que esperar a que se seque antes de realizar nada más. Una vez seca, puedes elegir si hacer una segunda o no.
  9. Barniz: una vez secas las vetas, para finalizar tienes que dar dos capas de barniz de poliuretano.

Eso sí, lo más recomendable antes de imitar mármol en una columna de escayola es probar en un trozo oculto; de esta forma, podrás ver el resultado y mejorarlo para cuando lo realices en tu tabique. En cualquier caso, si lo que deseas es un efecto duradero, lo más recomendable es que inviertas en una columna de mármol de calidad, como las que puedes encontrar en Prefaes.

× ¿Cómo puedo ayudarte?