Rehabilitación de Fachadas

 

Al estar expuesta a las inclemencias del clima, la rehabilitación de fachadas se hace necesaria con el paso del tiempo. En nuestro taller artesanal podemos reproducir las piezas originales a partir de una muestra o diseño, ménsulas, pilastras, escocias, molduras… cualquier elemento ornamental original se puede rehabilitar con materiales resistentes para exteriores.

PRESUPUESTO RÁPIDO

A día de hoy han aparecido nuevas soluciones para la rehabilitación de una fachada, como los sistemas que están dotados de aislamiento térmico. De esta forma, además de mejorar la estética de la fachada, también se consigue un importante ahorro energético y económico, reduciendo las necesidades de mantenimiento.

¿Cuándo rehabilitar una fachada?

La rehabilitación de una fachada es necesaria no solo por cuestiones estéticas, sino también para dotarla del aislamiento térmico necesario, que cada vez es más importante tanto para colaborar con la preservación del medio ambiente, como por cuestiones económicas. 

Por lo general todos aquellos edificios con más de 20 años de antigüedad sufren diferentes deficiencias que no permite un correcto aislamiento térmico, provocando que el consumo energético por climatización sea más elevado de lo debido. 

Además, en España existe una Ley que obliga a rehabilitar fachadas de todo aquel edificio que no cumpla con la normativa vigente.

¿Por qué rehabilitar una fachada?

 

Al rehabilitar una fachada se mejoran las características de aislamiento térmico y acústico, como consecuencia disminuyendo  el consumo energético y aportando confort en el interior.

La imagen de cualquier construcción siempre es la fachada, estéticamente la rehabilitación de sus elementos de decoración aporta mucho más valor a dicha construcción. Contamos con la ventaja de la experiencia, y con la posibilidad de trabajar con materiales que hacen viable la reproducción de las piezas únicas que adornan las fachadas de nuestras calles desde hace muchos años.

Ventajas de rehabilitar una fachada

 

  • Limpieza, luminosidad y mejora de la imagen que proyecta la construcción.

  • Aumento de la vida útil de la fachada hasta en 50 años.

  • Mayor aislamiento térmico y acústico, creando viviendas más sostenibles energéticamente.

Rehabilitación de fachadas: Normativa

Existe una normativa vigente que se debe tener en cuenta al rehabilitar fachadas. Se trata de la norma CTE DB SE, que establece los requisitos para cumplir con la seguridad estructural de un edificio, así como los criterios para evaluar y analizar el estado de una edificación sobre la que se va a llevar a cabo una reforma. 

También está la norma CTE DB SI, que se encarga de regular todo lo necesario para reducir el riesgo de incendio en un edificio, marcando los requisitos para que una fachada cumpla con las exigencias mínimas en cuanto a nivel de resistencia al fuego se refiere. 

Criterios en la elección de sistemas para la rehabilitación de fachadas

 

                           A la hora de escoger un sistema para la rehabilitación de fachadas se deben tener en cuenta los siguientes criterios:

  1. Favorezca el ahorro energético.
  2. Actúe como aislante térmico y acústico de los elementos externos.
  3. Respetuoso con el medio ambiente.
  4. Disminuya el efecto isla de calor y aumente el confort.
  5. En el caso de rehabilitar además los elementos ornamentales,  que sean fiel reproducción del original.
  6. Que aumente la durabilidad de la fachada en las mejores condiciones posibles.

El sistema SATE, el gran referente en la rehabilitación de fachadas

El sistema SATE consiste en instalar sobre una fachada diferentes capas de aislamiento térmico protegidas por un mortero, siendo el más eficaz para la rehabilitación de fachadas, ofreciendo las siguientes ventajas: 

 

  • Elimina la condensación interior.
  • Suprime los puentes térmicos.
  • Mejora el aislamiento del edificio.
  • Aumenta la resistencia del edificio. 
  • No reduce la superficie útil del edificio.
  • No precisa de obras grandes. 
  • Mejora la estética de la fachada. 
  • No necesita mantenimiento. 
  • Se obtiene rentabilidad a partir de los 10 años. 

¿Se puede pintar una fachada vieja?

Con la aparición de los revestimientos monocapa de PLACO (Weber) además de aislar térmicamente y de humedades la fachada, estaremos utilizando un revestimiento mineral decorativo.

El acabado proporciona una vista diáfana y limpia de la fachada tanto nueva como la que queremos rehabilitar, sin necesidad de pintar, y la durabilidad de los materiales hace que su mantenimiento se mínimo.

¿Tienes alguna duda?

¡No te preocupes!

Disponemos de un gran equipo dispuesto a asesorarte para encontrar el producto perfecto para ti.

MARCAS

× ¿Cómo puedo ayudarte?