Una de las cuestiones más habituales a la hora de realizar una reforma en la vivienda es el material perfecto para el techo. ¿Techo de escayola o yeso laminado? Seguramente te has hecho esta pregunta en más de una ocasión; por eso, en este post te ayudamos a elegir entre estos dos materiales.

Ventajas del techo de escayola

Escoger un techo de escayola, como los que puedes encontrar en Prefaes, tiene muchas ventajas; en primer lugar, al tratarse de materiales de calidad estos no tienen porqué agrietarse.

En el caso de que se haya producido una pequeña grieta, motivada por algún movimiento estructural o de asentamiento, lo único que hay que hacer es masillar las grietas antes de volver a pintar. Por su parte, es necesario distribuir lonas por toda la superficie en la que se vaya a instalar el techo de escayola, para evitar la suciedad.

Elección entre un techo de escayola o de yeso laminado

Diferencias entre un techo de escayola y uno de yeso laminado

La principal diferencia entre un techo de escayola y uno de yeso laminado la encontramos en la rigidez de estos materiales. La escayola es muy rígida, lo que puede provocar la aparición de grietas por los movimientos estructurales y los cambios de temperatura, mientras que el yeso laminado es muy flexible, lo que evita la aparición de estas aperturas.

Por su parte, a la hora de montar ambos techos es importante señalar que el yeso laminado se instala en seco, evitando la formación de polvo y gotas que sí sucede en la escayola.

¿Para quién es mejor el yeso laminado?

El yeso laminado es una opción muy recomendada por los grandes almacenes dado la amplia gama de productos entre los que elegir; además, su montaje en el suelo es muy rápido y sencillo.

A la hora de la verdad, la escayola es un material más económico y básico y, además, da muchas más posibilidades a la hora de realidad cualquier decoración; por su parte, si es necesario realizar cualquier modificación o reparación en el futuro, con la escayola es mucho más sencillo hacerlo.

Por su parte, si deseas instalar una lámpara o un ojo de buey en el techo, si optas por el yeso laminado esta opción sería mucho más difícil que con la escayola.

Reparaciones

El techo de escayola filtra, asimila y desagua mucho mejor que el techo de yeso laminado; en este caso, el problema lo encontramos en que el cartón exterior no asimila bien el agua y, como consecuencia, se deforma hasta terminar pudriéndose.

Conclusión

La instalación de un techo de escayola o uno de yeso laminado depende, fundamentalmente, del tipo de superficie que desees. Es cierto que, en pequeñas estancias, las diferencias entre ambos materiales son muy difíciles de apreciar; pero a la hora de analizar grandes superficies, el yeso laminado resulta mucho más caro que la escayola.

Además, te ofrece menos posibilidades para incluir otros elementos decorativos, como puede ser un ojo de buey o una lámpara; por este motivo, desde Prefaes te recomendamos la escayola para una vivienda y el yeso laminado para un local amplio y diáfano.

× ¿Cómo puedo ayudarte?